Río Dulce

Hostal restaurante rural guadalajara

 

El Parque Natural del Barranco del Río Dulce ocupa una extensión de más de 8300 hectáreas y limita con Mandayona, Saúca, Sigüenza y Algora. Su territorio está principalmente circunscrito a la cuenca del río Dulce.

 

Partiendo del centro de interpretación de Mandayona podrán informarse de primera mano de qué es van a encontrar en su excursión. El Centro está situado en un ala del Colegio La Cobatilla de Mandayona (antiguo Agustín Muñoz de Grandes) y recorre el parque a través de dioramas y material audiovisual variado.

 

Puede comenzar su excursión de muchas maneras, aunque quizás la más lógica sea dejando el coche en Aragosa y empezar a caminar por el sendero que indica el parque y que suele coincidir con la GR-10, con indicaciones blanca y roja. Es muy sencillo, siempre bordeando el río.

De las primeras sorpresas que se van a encontrar son el Cañón de Aragosa y el Estrecho del Portacho.

 

 

Uno de sus intereses principales del parque radica en el cañón que el río ha excavado en la caliza. La quebrada del cañón conjuga espectacularmente con el relieve vertical de arboledas y espectaculares formaciones rocosas Y justo enfrente, un remanso de tranquilidad al lado del río Dulce.

 

 

Los encinares son mayoritarios en el parque, además de los quejigos (rebollo o roble carrasqueño). En la ribera del río encontrarán chopos, fresnos y sauces.

Prosigan su camino y llegarán a La Cabrera. Un poco más adelante a través de terrenos llanos y con dificultad baja para hacerlos a pie o con bicicletas de montaña, llegará a los pies de Pelegrina y su castillo.

 

 

El camino sigue todavía por la Hoz de Pelegrina, que es el paraje más abrupto del Parque.

Todavía queda mucho, mucho por descubrir, pues en total hay cuatro rutas que marca el parque.